Todas aquellas personas que tienen o tuvieron familiares con glaucoma tienen mayores posibilidades de desarrollar esta enfermedad que afecta a la visión. Además esta puede ocasionar ceguera de no ser tratada a tiempo.

Ante esto, José Noriega Cerdán, jefe de glaucoma del Instituto Nacional de Oftalmología (INO) del Ministerio de Salud (Minsa), recomendó indagar un poco sobre la historia médica de la familia para así conocer si alguno de sus antepasados tuvieron esta enfermedad.

“Si se tienen antecedentes familiares con glaucoma, existe alrededor de un 50% de posibilidades de presentar esta enfermedad. Por eso es recomendable someterse a un chequeo oftalmológico preventivo lo más pronto posible”, reveló el profesional.

Es primordial saber que los exámenes se deben realizar ante un médico especialista en salud ocular que brinde la garantía necesaria.

Preferiblemente, las pruebas se deben hacer en establecimientos de salud acreditados, ya que solo de esta forma se puede detectar el problema de salud ocular a tiempo para aplicar el tratamiento más adecuado y oportuno.

El glaucoma habitualmente se presenta desde los 35 a los 40 años y si no se recibe tratamiento lleva a la ceguera.

“El glaucoma de ángulo abierto debe seguir un tratamiento. En cambio, el glaucoma de ángulo cerrado requiere de una cirugía, con aplicación, en algunos casos, de terapia con láser”, explicó Noriega Cerdán.

Lea también: Durante el año han muerto 8 piruanos con el síndrome de Guillain Barré