La vereda del hospital de Sullana se ha convertido en una sala de atención por COVID-19, ante las precariedad de los centros de salud y el aumento de casos.

Piura es la tercera región con mayor cantidad de casos positivos y de fallecidos por COVID-19 a nivel nacional. Supera al Callao y a Loreto. La lucha, cada día, es abrumadora.

En la región la cuarentena ha sido relativa. Los resultados de semanas de desorden y de incumplimiento de las normas se ven ahora. La aglomeración y el virus, esa ecuación mortal que descifran a diario los piuranos.

El centro de salud destinado exclusivamente para la atención de COVID-19 es el hospital Santa Rosa, los pacientes más graves están en las salas de UCI, hoy hay 18 camas disponibles pero nunca es suficiente. Los pacientes graves son demasiados.

Según el Sistema Informático Nacional de Defunciones, el 2019 Piura registró 437 fallecidos. Este año, en un mismo mes, la cifra llegó a 1848. Pese a todo, los médicos han logrado bajar la letalidad del 10 % al 6 % en esta región.