Afectados más de un millón de peruanos luego de la interrupción de servicios de agua potable por fenómenos naturales.

 

Sufrieron de 2020 a junio de 2022, 1 millón 286 mil 258 personas en todo el Perú la interrupción de los servicios de agua potable y alcantarillado. Esto debido a 111 emergencias provocadas por fenómenos naturales, que dañaron la infraestructura de los servicios de saneamiento y detuvieron el normal abastecimiento.

 

Causaron estos eventos el corte de los servicios de saneamiento por un total de 1536 días. Las lluvias intensas fueron las que más emergencias ocasionaron (48), seguida por los deslizamientos (31), inundaciones (13), sismos (8), huaicos (7), incendios forestales (2), contaminación (1) y tormentas eléctricas (1).

 

La población afectada, por las emergencias y el corte de los servicios de saneamiento durante el 2020 y 2021, fue similar. En el 2020 fueron 611 561, en el 2021 ascendieron a 640 350 y entre enero y julio de 2022 se registran 34 347.

 

Indica la data, recopilada a través del Sistema de Monitoreo de Emergencias de la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass), que, el 94% de afectados por este tipo de sucesos se ubicó en zonas urbanas, mientras que el 6% en las zonas rurales. Pueden acceder a la información en

 

Se presentaron en la mayoría de los casos, la afectación de los sistemas de saneamiento en los prestadores de las organizaciones comunales del ámbito rural. Impactados con 53 emergencias, en tanto que las empresas prestadoras de servicios de saneamiento – EPS por 42 y las unidades de gestión municipal – UGM por 16 fenómenos naturales.

 

La respuesta activa de los prestadores ante estas emergencias se dio con más prontitud en las EPS, que lograron reponer el servicio en un promedio de 5 días. En las unidades de gestión municipal la demora fue de 17 días, en promedio. En tanto, las organizaciones comunales fueron las que tuvieron mayor dificultad para restablecer el servicio, llegando hasta 21 días, en promedio.

 

Gestión de riesgo de desastres para asegurar abastecimiento

 

Estableció el regulador de los servicios de saneamiento que la gestión del riesgo de desastres se incluya en los planes optimizados de las empresas prestadoras. Y está incorporando en los estudios tarifarios la creación de fondos de reservas y metas de gestión asociadas a la gestión del riesgo de desastres.

 

Gracias a lo indicado, en los últimos años, la Sunass logró que 48 de las 50 de las empresas prestadoras, a nivel nacional, cuenten con fondos para la gestión del riesgo de desastres. Con excepción de la EPS Sedajuliaca S. A. y Agua Tumbes, que tienen pendiente formar un fondo de reservas con este fin.

 

Estas reservas, recaudadas a través de las tarifas que pagan los usuarios mensualmente, planificar e implementar acciones para reducir los riesgos. Prepararse y responder a emergencias que puedan afectar la continuidad del servicio y el abastecimiento con agua potable de la población. Esto debido a la alta vulnerabilidad del Perú a los fenómenos naturales y al cambio climático.