La obra teatral, ‘La Cautiva’, llega por primera vez a Trujillo con sus dos únicas funciones: sábado 26 de octubre a las 8 p.m. y domingo 27, a las 7 p.m.; en el Gran Teatro Víctor Raúl Lozano Ibáñez de la UPAO.

La Cautiva, es una obra teatral ganadora del Festival Sala de Parto 2013, escrita por Luis Alberto León y dirigida por Chela de Ferrari, y con las actuaciones de Nidia Bermejo, Alaín Salinas, Carlos Victoria, Emilram Cossio, Eric Otero y Rodrigo Rodríguez.

La trama principal de la obra toca una de las épocas más duras del país, con una narración poética, pero desde una real crudeza.

En el medio de las tantas muertes jóvenes, producto del terrorismo de Sendero Luminoso, llega a la morgue de Ayacucho el cuerpo de una joven de catorce años, la cual despierta para contar su historia.

La acompaña un técnico forense encargado de limpiar su cuerpo y prepararla para el festejo de sus verdugos; el capitán y su tropa van a violarla. En un acto de compasión y valentía, el auxiliar se apiada de la joven e intenta salvarla, transformado la funesta realidad en una fiesta de quince años.

Cabe mencionar que, La Cautiva no sólo se basará en mostrar la puesta en escena, sino que también contará con un conversatorio abierto al público, donde estarán incluidos los actores, como el espectador en general.

 

La controversia de la obra

La Cautiva fue una de las obras más aclamadas del 2014 por su capacidad de poder contar la historia desde la perspectiva de una víctima de ambos bandos; sin embargo, esto repercutió hacía los inicios del 2015, tras el cuestionamiento por la procaduría (entidad judicial del Estado) y por la Dicorte (Dirección Contra el Terrorismo) por supuesta apología al terrorismo.

Pese a que en ciertos medios ya la comenzaban a catalogar como apología, el Ministerio de Cultura se manifestó a través de un comunicado de la Oficina de Comunicación e Imagen Institucional.

“A través de una representación ficcional, inspirada en un hecho que forma parte de nuestra historia reciente [‘La cautiva’) promueve un encuentro de reflexión entre artistas y espectadores, con el fin de estimular la formación de una ciudadanía cada vez más participativa y democrática”, señala.

Por último, la institución acotó que “el Ministerio de Cultura comprende y reconoce que toda obra de arte puede estar inspirada tanto en hechos reales como en sucesos que parten de la imaginación del creador y, en ambos casos, la obra forma parte del universo de la ficción”.