La mañana de ayer se realizó la reconstrucción del homicidio de dos hermanitos de 3 y 5 años, los cuales fueron asfixiados y sepultados en una quebrada ubicada en centro poblado Alto Trujillo, a tan solo 3 km. de su casa ubicada en el barrio 5 E.

Durante la confesión, el adolescente acusado de ser responsable, realizó un cambio de versión y afirmó que nadie lo ayudó en el atroz hecho, sino que en cambio él habría actuado en un momento de locura.

El adolescente de iniciales G.N.L.G. relató a Marilyn Pereda Llerena, la fiscal que está a cargo del caso, que llevó a los niños con engaños, los atrajo con unas galletas cuando los pequeños jugaban fuera de su casa.

Los dos hermanitos Josué y Niver no desconfiaban porque conocían al adolescente quien es el hermano mayor de uno de sus amigos de barrio; no obstante, el horror inició luego.

Según declaró, primero asesinó a Niver, asfixiándolo contra la arena, en seguida lo enterró con la ayuda de su pequeño hermano quien supuestamente creía que estaba jugando.

G.N.L.G se quitó los pasadores y utilizando uno le ató las manos al otro pequeño, quien empezó a gritar desesperado. Luego de varios minutos había acabado con su vida y garabateó sobre la arena que cubría los cuerpos “Descansen en paz Josué y Niver”.

Al finalizar, volvió a su casa tranquilamente comiendo los restos de maracuyá que sobraron.  La confesión la realizó sin remordimiento y cuando se le preguntó si pedía perdón, no dió respuesta alguna. Vale indicar, que hasta el dia de ayer había culpado a dos sujetos que según él,  le habrían ofrecido S/ 500 para entregarles a los niños a quienes posteriormente asesinaron.

Lea también: Casi 12 000 hogares en situación vulnerable no recibieron bono de S/380