El Congreso de la República aprobó esta madrugada el proyecto de ley que permite la devolución de los aportes pensionales administrados por la ONP.

De esta forma, los afiliados activos e inactivos del Sistema Nacional de Pensiones bajo el Decreto Ley 19990 podrán retirar hasta S/4.300.

El pleno aprobó la ley con 106 votos a favor, tres en contra y 15 abstenciones en una primera votación. Además, se tuvo en cuenta el texto sustitutorio recaído en varios proyectos de ley de las comisiones de Economía, Defensa del Consumidor, Trabajo y Seguridad Social, así como de Presupuesto y Cuenta General de la República.

La norma aprobada considera la manera en que se realizará la devolución de los aportes, mediante dos retiros cada uno equivalente al 50%.

De igual forma, la Oficina de Normalización Previsional (ONP), contará con un máximo de 30 días para recibir las solicitudes de manera física, presencial o remota.

Puedes leer: ¿No tiene trabajo? , hay 6.700 empleos disponibles.

El primer pago se realizará en un plazo máximo de 30 días tras aceptarse la solicitud, el segundo se entregará 90 días después de efectuado el primer desembolso.

Devolución total: ¿Quiénes se benefician?

Las personas que han aportado al Sistema Nacional de Pensiones (SNP) y que a los 65 años de edad o más no han logrado cumplir los requisitos para obtener una pensión, tienen derecho a la devolución de sus aportes efectuados.

Jubilados

La Oficina de Normalización Previsional (ONP) otorgará por única vez, a los pensionistas del Decreto Ley 19990, una retribución extraordinaria equivalente a una Remuneración Mínima Vital de S/930.

Asimismo, la entrega de la retribución extraordinaria se realiza según el cronograma, quince (15) días calendario de publicada la presente norma.

Consideraciones

La devolución de los aportes mantiene la condición de intangibles, no pudiendo ser objeto de descuento, compensación legal o contractual, embargo, retención, cualquier forma de afectación, sea por orden judicial y/o administrativa. No se aplica a las retenciones judiciales o convencionales derivadas de deudas alimentarias, hasta un máximo de 30% de lo retirado.